Corridas de Toros
Hierras Deporte de lazo Eventos Bailables Amazonas
f

 

 
Escanea desde tu movil
Códigos QR / Qr Codes

 

El gusano Barrenador

El gusano barrenador del ganado (Cochliomyia hominivorax) es una especie de díptero califorido cuya larva es un parasito obligado de los vertebrados de sangre caliente entendiéndose por esto ganado vacuno, porcino, equino sin que muestre una preferencia por alguno de ellos. Las hembras de este díptero no depositan sus huevos en materia fecal, o en tejido muerto, sino que lo hacen en los bordes de las heridas, en las mucosas lesionadas o en los alrededores de los orificios naturales escarificados.

La hembra de Cochliomyia hominivorax deposita entre 10 y 500 huevos (como promedio 200), todos orientados en una misma dirección, los cuales forman una masa plana característica en forma de tejado.

Ciclo de vida

Adulto: Son de color azul - verdoso brillante (metálico), sus ojos de color rojizo anaranjado y en el caso del macho están unidos (holópticos), en la hembra existe una separación ente ambos ojos (dicópticos), son aproximadamente el doble del tamaño de una mosca doméstica. Los machos son sexualmente activos y pueden copular varias veces en el transcurso de su vida adulta. Mientras que las hembras copulan una sola vez durante su vida y cuando ovipositan pueden poner entre 10 y 1,600 huevecillos (3,000 en algunos casos) en tres o cuatro grupos de 10 - 400 cada uno. Esta oviposición la realizan en los bordes secos de las heridas de los animales de sangre caliente (buscando la parte más dura y sin fluidos, generalmente hacia un lado de la misma); que pueden ser desde un piquete de garrapata hasta una herida más grande, corte de ombligo de recién nacidos, descorne, castración, rasgaduras por alambrado, vulvas de vacas recién paridas, etc. Los adultos poseen una capacidad excepcional de desplazamiento hasta de 290 kms, en menos de dos semanas. Este traslado lo hacen aprovechando corredores de sombras ofrecidos por la vegetación.

Huevo: Son de corta duración por lo que no suelen ser recolectados frecuentemente en esta etapa para su identificación. Son depositados en masas (queresas) en los bordes de las heridas de los animales de sangre caliente, presentando generalmente, una colocación o disposición ordenada (en forma de techos de tejas), estando todos orientados en la misma dirección y unidos entre sí por un cemento sólido, lo que hace difícil su separación. Este orden puede ser alterado por la falta de reposo o quietud del hospedador en el momento de la postura (golpes de la cola sobre la herida, mordiscos, patadas, rascarse con las extremidades, revolcarse en el pasto o tierra, entre otros.)

Larva: Es el estadío que más frecuentemente se encuentra en los casos de miasis. La infestación del gusano es causada por la larva (parásito obligado) de la mosca Cochliomyia hominivorax. Sus lesiones son típicas, grandes y profundas, con exudados odoríferos altamente desagradables que se hacen más atractivos para las hembras grávidas.

Pupa: Cuando la larva de tercer estadío ha llegado a su total madurez sale espontáneamente de su huésped, cae al suelo se desplaza unos cuantos centímetros y se entierra de 10 a 12 c.m. donde comienza a producir la fase de pupa; período en el cual la larva sufre una fuerte serie de transformaciones para dar origen a la fase de adulto.

En esta fase se forma el pupario, producto del endurecimiento de la piel de la larva y en su superficie pueden observarse las bandas de grandes espinetas que rodean los segmentos de dicha larva; es de color pardo rojizo, tiene forma cilíndrica, redondeada en ambos extremos y mide aproximadamente 10.2 mm de largo por 4.3 mm de ancho.

La duración de esta fase será altamente influenciada por las variaciones de temperatura, humedad y el suelo en el que esté expuesta.

Signos Clínicos de una Infestación

La infestación comienza cuando los huevos del gusano barrenador incuban en la herida de un animal y las larvas se alimentan de la carne viva del animal. Es un poco difícil ver a simple vista en una herida, la presencia de larvas del gusano barrenador en sus primeras etapas de vida; sólo se pueden observar movimientos muy leves. A medida que la larva se alimenta, la herida se agranda gradualmente, convirtiéndose en una llaga más amplia y profunda.

En esta etapa es frecuente que las moscas hembras hayan puesto otros huevos dentro de la herida, desarrollándose así una infestación múltiple. Las heridas infestadas a menudo sangran y despiden un olor muy peculiar. También puede darse, que las heridas sobre la piel se ven pequeñas, sin embargo debajo de éstas tienen cavidades grandes donde se albergan las larvas alimentándose activamente.

Los animales infestados con las larvas del gusano barrenador pueden llegar a morir en pocos días si las heridas no son curadas. Estos animales sufren de malestar general, inapetencia, y las hembras producen menos leche. Típicamente, estos animales se separan del resto y buscan áreas con sombras o aisladas donde echarse.

Impacto Económico

Beneficios Anuales para los productores: EU $ 844 millones para los Estados Unidos, EU $ 310 millones para México, y EU $ 82.6 millones para Centroamérica. Estas cifras pueden ser multiplicadas por un factor constante de 3.5 a 7.0 para estimar el efecto general en la economía mediante conexiones de avance y retroceso en la economía.

Adicionalmente, los beneficios para los consumidores están calculados como iguales al efecto general en la economía.

El Gusano Barrenador del Ganado ha afectado gravemente a la ganadería en el continente americano, y especialmente al ganado vacuno. Las heridas causadas por descorne, la castración, el marcado a hierro, las picaduras de garrapatas, y en particular el parto son muy atractivas para la ovoposición de las moscas hembras. En gran parte de América se considera que C. hominivorax es la principal plaga de insectos del ganado, y entre las plagas de artrópodos viene en segundo lugar, inmediatamente después de la garrapata.

Las pérdidas económicas producidas son grandes, porque aunque los animales afectados no siempre mueren, su susceptibilidad a otras enfermedades aumenta, la producción de carne y leche disminuye y el cuero queda dañado. Además, el costo de la mano de obra necesaria para la inspección y tratamiento del ganado y el costo de los propios tratamientos pueden ser muy altos. Los animales salvajes probablemente sufren un efecto aún más devastador porque son inmanejables y no pueden beneficiarse de las medidas de tratamiento y protección de que gozan los animales domésticos.

* Si quieres informarte un poco un poco mas sobre el tema de este artículo, visita la página oficial de la comisión para la erradicación y prevención del gusano barrenador (COPEG).

www.copeg.org/

Disponible para publicidad
Free counter and web stats Contactanos: purotipicopanama@gmail.com Teléfono: 69474539 purotipicopanama.com - © Copyright 2011 - Todos los derechos Reservados